FISH BOWL

Se parte de un local situado en el centro de una redonda, anteriormente destinado a la misma actividad.

El interior del restaurante se diseña como un jardín, mientras que el exterior representa una pecera.

La imagen radical de su chef ejecutivo Peter Fisher se refleja en el exterior diseñando varios grafitis que recorren la fachada.

En su interior se aplaca el frente de la barra con piedras a modo de muro de jardín, el acceso se cubre con césped y el botellero se realiza en madera entablillada reciclada al igual que diferentes paredes del local. Los techos se pintar en marrón forja que recuerda a la oxidación del hierro y se colocan bombillas led vintage para generar un aspecto más cálido en el local.

Las tapas de las mesas se realizan con bobinas de cable recicladas, todo con un aspecto vintage, al igual que el mobiliario (sillas y taburetes) que se eligen para el restaurante.

Tras la barra se colocan cajas de madera, a modo de estanterías, retroiluminadas y se pinta el resto de la pared con pintura negra de pizarra.

Las puertas se lacan en blanco y se le aporta un aspecto desgastado al acabado.

  • Localización:

    Orihuela, Alicante

  • Año del proyecto:
    • 2017